22 Nov 2017

¿Por qué la ONU hace la recomendación de prohibir las tareas escolares?

Por Yahidania Real
Lic. Psicología Clínica, Especialista en Psicoterapia Corporal Integrativa

¿Se deben  prohibir las tareas escolares?

El debate sobre si se debe prohibir o no que los colegios envíen tareas a casa no es algo nuevo, este tema se viene gestando desde hace varias décadas. El caso más emblemático es el de Francia, donde en el año 1956 se prohibió legalmente que los colegios enviaran tareas escritas a casa a los niños a nivel primaria argumentando, entre otras cosas, la desigualdad de condiciones para poder realizarlas.

Los movimientos “anti tareas“ consideran que estas son una fuente de estrés para los niños y sus familias además de promover la desigualdad, ya que en los Colegios los alumnos se encuentran en igualdad de condiciones y oportunidades, pero en casa cada uno cuenta con realidades distintas y algunos se ven poco favorecidos al pertenecer a familias con menor capital cultural o bien por no contar con apoyo y/o supervisión  al momento de realizar las tareas.

El otro argumento a favor de abolir las tareas, se fundamenta en la libertad que deben tener las familias de decidir qué hacer en su tiempo libre y busca ponderar esta libertad por encima de la autonomía de los Colegios para decidir, al margen de cualquier ley, el dejar o no tareas para realizar en casa.

Otras posturas al respecto, se sustentan en premisas tales como que los aprendizajes ocurren dentro del aula donde se tienen los materiales y condiciones específicas para ello, donde los facilitadores y maestros tienen no sólo los conocimientos sino también la didáctica para transmitirlos a los alumnos. Recientemente Harris Cooper, prestigiado profesor de la Universidad de Duke declaró: “No hemos encontrado evidencia de que las tareas ayuden a los niños a ser mejor estudiantes”.

Mas allá de este debate que toma como referencia la igualdad y la libertad, me parece importante señalar la necesidad que tienen los niños de jugar, aburrirse y decidir qué hacer en su tiempo libre. Un niño que no se aburre, no desarrolla la habilidad de planear y decidir puesto que en todo momento tiene algo que hacer que no necesariamente corresponde a sus deseos y necesidades. Desde 1989 diferentes estudios han revelado que los alumnos comprenden de mejor forma lo que realizan dentro del salón de clases, además, las tareas y trabajos que les piden para hacer en su casa les quitan valioso tiempo para desarrollar otras actividades que son igual de importantes para su crecimiento.

Estudios recientes demuestran que el estudiante que deja de hacer tarea en casa recupera su alegría por el estudio y se transforma en una persona feliz.

Tal vez la respuesta a este debate no sea tan radical como prohibir las tareas pero si concientizar a los Colegios y padres de familia sobre la necesidad que tienen los niños de tener tiempo libre, tiempo para elegir y jugar.

Tareas mesuradas que se realicen en poco tiempo y solo algunos días de la semana pueden funcionar tanto a los niños como a los Colegios, siempre y cuando los padres de familia entiendan que un mayor número de tareas no garantiza la calidad educativa que oferta un colegio.

La OMS, a través de sus representantes en la Organización de las Naciones Unidas, están llevando a cabo las peticiones necesarias para eliminar por completo las tareas escolares, esperemos que se den a conocer los resultados de esta iniciativa y en tanto, procuremos que nuestros hijos realicen la tarea en tiempos razonables que les permitan seguir siendo niños y desarrollarse de manera integral.