15 Dic 2018

Soltería por elección

Por Yahidania Real
Lic. Psicología Clínica, Psicoterapeuta Corporal Integrativa

Durante siglos imperó la idea del matrimonio y la familia como únicas opciones para ser feliz y alcanzar un pleno desarrollo personal. Aquél que viviera fuera de este parámetro automáticamente se convertía, a los ojos de los demás, en un solterón amargado e infeliz, o bien se ponía en tela de juicio su preferencia sexual o sus cualidades personales.

Actualmente se juzgan menos los motivos, pero al parecer la sociedad en general sigue sin poder entender que alguien elija ser soltero.

La soltería, así como el matrimonio o la vida en pareja, es una elección y hay quien elije vivir solo como proyecto de vida, como una forma de crecimiento personal y profesional.

Para los solteros por elección, vivir en pareja no es su prioridad ni está dentro de sus planes, por el contrario responden fuertemente a exigencias personales y se ocupan prioritariamente en su aspecto, salud, comodidades y buscan viajar y ser profesionistas exitosos.

Esto no quiere decir que no crean en el amor de pareja o que no se relacionen sentimental o sexualmente con nadie, ya que llegan a establecer relaciones ocasionales o estables bajo la condición específica de vivir cada uno por su cuenta y no formar una familia.

La vocación de soltería se observa en una persona que, a pesar de sentirse atraída por otros, no experimenta ningún deseo de establecer en su vida una relación exclusiva con otra persona.

La principal razón por la que una persona decide ser soltera se relaciona con el nivel de satisfacción de sus vivencias y una sensación de felicidad, por lo que no se plantea realizar cambios a corto plazo. Eso no significa que un soltero por elección no pueda cambiar de opinión en el futuro. Sin embargo, hace un balance positivo de su presente y encuentra más ventajas que desventajas en el hecho de no tener pareja.

Ser soltero por elección aporta tanta satisfacción como tener una relación de pareja sana y feliz. El crecimiento personal y la alegría de vivir nada tienen que ver con la situación sentimental o el estado civil, sino con la actitud de quien, más allá de sus circunstancias, hace todo lo posible por superarse a sí mismo y ser feliz.

La soltería es un camino válido, es una opción de vida, es una posibilidad que no debe ser desdeñada por prejuicios negativos y limitantes.